De los cuentos transparentes a los pecados capitales

por Sep 28, 2022Bitácora0 Comentarios

Buenos días, señoras y señores. Yo me llamo Estrella Rotundifolia. Y lo que más me gusta es contar cuentos y hacer inventos”.

Es mediodía del sábado 17. En el Edén, cedido amistosamente por la compañía Jaleo, no cabe un alfiler. Ya dijimos que Estrella Ortiz era -es- una de las artistas más queridas de Guadalajara. Nadie quiere perderse su estreno en Titiriguada. Sus tonadillas, canciones, relatos, cuentos libros “transparentes” y otros objetos nos embelesan gracias a la voz y a la sonrisa de esta artista. El espectáculo durará más de una hora. Y para algunos, será poco tiempo: una niña se acerca y le pide que repita el cuento de las cuatro mariquitas primaverales. Estrella accede. Y, al finalizar, la pequeña solo puede exclamar: “¡Otra vez!”. Nuestra cuentista favorita ríe: “¡Qué bonita palabra! ¡Qué fenomenal! Es muy emocionante, para mí, contar en Guadalajara es súperespecial… ¡todos amigos y amigas!”

Y mientras Estrella estaba de estreno, un veterano de Titiriguada, Juan Catalina, mantenía atrapado al público desde el escenario principal con su imaginativa y “guiñolesca” interpretación de una leyenda, un cantar, que es de todos conocido: “Hemos traído este año un espectáculo sobre el Cid Campeador, un poco para recordar a este personaje castellano que tenemos […] ya que pasó también por estos lares y dejó su huella a través de los tiempos.” Actor y escritor, Juan llena él solo el escenario con su presencia y su voz, apoyado en muchos momentos por múltiples títeres de guante, y, en algunos otros, por jovencísimos voluntarios que participan como figurantes eventuales en la narración. Es una obrita con aire medieval con musiquita, sacamos también a algún voluntario y, por supuesto, con títeres”.

La MAGIA, con mayúsculas, no podía faltar en esta fiesta. Y magia en grandes dosis, tantas como de humor y simpatía, derrochó David Navares para ganarse el deleite, la risa y la complicidad del respetable. David se presenta como “Un mago especializado en la magia de calle” que viene “con un espectáculo muy divertido, muy participativo y muy imposible… ¡muy loco!” Trucos de prestidigitador de la escuela clásica, con cuerdas, billetes y otros objetos, donde la magia no solo está en sus ágiles dedos, sino también en su afilada lengua.

Abandonamos el escenario principal para volver a recorrer de nuevo todo el recinto de los jardines. Llama la atención, a pocos metros, una larga y creciente fila de peques espera paciente su turno para poder subirse al Carrusel Pirata que nos ha traído la Compañía Al Abordaje: “Es un carrusel ecológico que funciona a pedales, todo decorado con temática pirata, y está todo hecho de manera artesanal, con madera y hierro”. Su propuesta es tan llamativa, tan sorprendente y tan divertida que, durante todo el fin de semana, los visitantes más jóvenes del Titiriguada no querrán dejar de subirse una vez, otra y otra. Un éxito para esta joven compañía, que ya tiene la mente puesta en cubrir toda la geografía española: “La verdad es que estamos muy contentos de que nos hayan invitado a esta feria, es la primera vez que estamos y estamos con ganas de empezar a recorrer por ahí y poder llevar nuestra oferta por todos los lados que nos inviten”.

Otro tipo de emoción, más contenida e íntima, es el que nos ofrece Omayra Martínez, de Colombia. Un curioso y fascinante teatro de miniaturas nos atrapa con su ‘Sortilegio’ a través de los gestos, la música, los sonidos e incluso los efectos especiales: es el teatro lambe lambe. “Es teatro para un solo espectador, que se hace en una caja que tiene un agujero por donde la gente mira una obra que es corta, dura entre tres y cinco minutos, y se escucha con auriculares la música y el mundo sonoro de la obra”. Como nos sugiere su título, ‘Sortilegio’ nos sumerge en un mundo a medio camino entre el hechizo y la alquimia. Es, sin duda, una de las propuestas más bellas y originales que encontraremos en Titiriguada. Simplemente, maravillosa.

Muy cerquita, el repiqueteo incesante de una vieja máquina de escribir llama nuestra atención. Entre títeres, viandantes, sonidos y ambientes, Javier busca su inspiración para convertirla en palabras, rimas y sonetos: “Hago poesía instantánea. Si alguien me dice un tema, yo improviso un poema en el momento.”

Y también, a muy pocos metros, se nos presenta Sofía Gallego, de la Asociación Semilla Cabu: “Nos acabamos de constituir como asociación aquí, en Guadalajara, y traemos un montón de actividades y de servicios para peques. Nos movemos en la línea de la crianza y del acompañamiento respetuoso con metodologías activas, espacio de acompañamiento familiar para peques, actividades familiares, meriendas para pasar el día en un ambiente respetuoso con el medio ambiente…”

Un taller de comida divertida nos sacia antes de regresar al escenario principal. Aunque el espectáculo que está a punto de arrancar lo hará desde entre los espectadores: ‘Madre Tierra’, la propuesta artística, escénica y de danza de La Buena Compañía -de la que ya nos había hablado Vicky Valdearcos unos días atrás- , invade gran parte del recinto con sus rítmicos giros, plásticas piruetas y coloristas telas antes de subir al tablado. Estos alumnos de Amoramar Danza, al igual que José Navarro -que repetirá a continuación en este Titiriguada pero con una propuesta diferente a la del viernes, ‘Visiones amazónicas’– , ya se han ganado con creces el cariño y el aplauso del público. Como también lo hará Hugo Suárez, de la compañía peruana Teatro Hugo e Inés, quien empleando y caracterizando diferentes partes de su cuerpo nos regalará un divertidísimo esperpento de humor universal. “Es la primera vez que vengo a Titiriguada y lo hago con un espectáculo solista que se titula ‘Body Rhapsody’. Los espectáculos que hacemos siempre nosotros son con títeres corporales: con la rodilla, con el pie, con la barriga… y no llevan texto, son escenas sin palabras, y es un estilo de teatro muy nuestro, inventado por nosotros, y lo presentamos en muchos lugares diferentes porque, al no llevar texto, se puede presentar en Japón, en Estados Unidos… son historias pequeñas cómico-poéticas con personajes estrafalarios”.

Dos citas pendientes e ineludibles del viernes nos esperan este sábado noche. ‘El extraordinario viaje de Medatia’, de la Compañía Articulario, nos sumerge en la mitología del pueblo yekuana, nativos del Alto Orinoco en la selva amazónica: “Hemos recogido de su cosmogonía uno de los episodios de su historia de la creación”. Su propuesta de muestra al público en un escenario muy particular, único, creado ex profeso para este montaje: “Traemos una instalación realizada en su gran mayoría con material reciclado”, una escenografía creada, diseñada y montada por el escultor Luch Podolski, mientras que Alejandra, actriz, narra la historia y Mirra se encarga de la parte visual.

Y terminamos el día donde lo empezamos: en el Edén. Es momento de descubrir qué esconde este fantástico escenario a cielo abierto y lo que nos trae la compañía Théâtre Jaleo desde el sur de Francia: “Presentamos un cabaret a propósito de los siete pecados capitales, un cabaret con títeres, música, danza y máscara.” ‘Edén’ es un espectáculo total, colosal, donde diferentes artes, propuestas, tramas y narrativas se suceden durante poco más de sesenta minutos yendo de lo tenebroso a lo esperpéntico, de lo socarrón a lo carnal, de lo fantástico a lo mundano. Arnaud y Alice son quienes dan vida a un sinfín de personajes apoyados por Arthur, el artista técnico entre bambalinas.

Un gran colofón a la noche del sábado antes de un epílogo esperado por los más incondicionales del Titiriguada: el Cabaret Titiripoético, un festín de improvisación donde caben todas las disciplinas artísticas, incluso las más gamberras y surrealistas, para todo aquel que se atreva a mostrar sus aptitudes escénicas, y que nos llevará, entre risas y música, hasta altas horas de la madrugada.

Ciudad de las Luces

En esta edición del Titiriguada tenemos un regalazo: llega el proyecto City of lights (“Ciudad de...

… y Amebo se puso en pie

Domingo 18 por la mañana. Después de dos intensos días, el cuerpo y la mente nos piden una pequeña...

Princesas, insectos, maletas y el último niño del mundo

Es viernes 16 de septiembre. Nos situamos a la entrada de los jardines del Palacio del Infantado...

¡Titiriguada ya está aquí!

Ya se respira Titiriguada en nuestras calles. No solo entre afines, artistas y miembros de la...